Muchas enfermedades articulares pueden ser controladas por medio de los baños termales. De hecho, en la antigüedad, los baños termales eran utilizados para paliar diversas molestias del cuerpo. Por lo que un baño de inmersión que es parte de la llamada hidroterapia, que es una indicación médica con fines terapéuticos que se debe realizar en un ambiente tranquilo y a una temperatura adecuada del agua, nos brinda un momento de relajación además de contribuir a la limpieza de la piel. No obstante, los componentes del medio en que tomamos un baño influyen de forma importante en los beneficios que se pueden obtener.

1008212_221780194636769_1430427658_o